CEIP TORREVIEJA
Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo

JJOO

 
 

Resultado de imagen de BLOG jjoo comite olimpico

TODAS LAS SEDES Y CURIOSIDADES

 
Los Juegos Olímpicos fueron inaugurados en la primavera de 1896, en gran parte por los esfuerzos del deportista y educador francés Barón Pierre de Coubertin, evolucionando hacia los Juegos Olímpicos de Verano, el objeto de este artículo.
 

Los Juegos Olímpicos de Invierno comenzaron en 1924 y se han celebrado, desde entonces, en los mismos años que los Juegos de verano; sin embargo, desde 1994, los Juegos de invierno se alternan con los de verano en los años pares. Los planes para la celebración de los juegos modernos comenzaron en 1894 con la fundación del Comité Olí­mpico Internacional (COI) que recibió ayudas de organizaciones deportivas y de individuos de varios países, inicialmente sobre todo de los países europeos. El Comité redactó los principios competitivos y eligió Atenas (Grecia) como sede de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna. En principio pueden participar atletas de todos los países.
 
El COI tiene su sede central en la ciudad Suiza de Lausanne, y actualmente tiene reconocidos 186 comités Olímpicos nacionales. La sede de los juegos se elige por el COI, normalmente con seis años de antelación.


Historia:
Los primeros juegos modernos, celebrados en abril de 1896, atrajeron atletas de 13 países y sólo hubo 42 pruebas y 9 deportes.
Los segundos Juegos Olímpicos (1900) tuvieron lugar en Parí­s, Francia. Una competición olí­mpica especial, no del ciclo regular, se celebró en Atenas, Grecia, en 1906).
 
 
 


Sedes posteriores han sido:
 
Saint Louis, Estados Unidos (1904);
Londres, Reino Unido (1908);
Estocolmo, Suecia (1912);
Amberes, Bélgica (1920);
Parí­s, Francia (1924);
Amsterdam, Holanda (1928);
Los Angeles, Estados Unidos (1932);
Berlín, Alemania(1936);
Londres, Gran Bretaña (1948);
Helsinki, Finlandia (1952);
Melbourne, Australia (1956);
Roma, Italia (1960);
Tokio, Japón (1964);
Ciudad de México, México (1968);
Munich, Alemania (1972);
Montreal, Canadá (1976);
Moscú, Rusia (1980);
Los Angeles, Estados Unidos (1984);
Seúl,Corea del Sur (1988);
Barcelona, España (1992);
Atlanta, Estados Unidos (1996);
Sidney, Australia (2000)
Atenas, Grecia (2004)
Pekin, China (2008).
 
* Los Juegos Olímpicos programados para Berlín, Alemania en 1916 fueron cancelados debido a la Primera Guerra Mundial;
 
 
* Los de 1940 y 1944 fueron cancelados por la Segunda Guerra Mundial. * En las Olimpiadas de Berlí­n de 1936, Adolf Hitler rehusó reconocer las hazañas de Jesse Owens, un estadounidense de raza negra que ganó cuatro medallas de oro.

* Los Juegos Olímpicos celebrados en 1972 en la ciudad alemana de Munich, estuvieron marcados por una tragedia alimentada por las condiciones polí­ticas del Oriente Próximo, cuando miembros de una organización palestina mataron a dos atletas y tomaron como rehenes a otros nueve miembros de la representación de Israel, que murieron más tarde junto con cinco palestinos y un policía alemán en un enfrentamiento armado con la policía en el aeropuerto de Munich. Las actividades Olímpicas se suspendieron durante un dí­a para honrar la muerte de los atletas asesinados.
 
* Los Juegos Olímpicos de 1976, celebrados en Montreal (Canadá), también se vieron alterados por acontecimientos polí­ticos. El gobierno canadiense, anfitrión de los Juegos, no permitió que el equipo de Taiwán portara su bandera ni que se tocara su himno nacional durante la celebración de los Juegos; acto seguido, el equipo de Taiwán se retiró. Un segundo suceso involucró a la mayoría de países africanos que solicitaron la exclusión de Nueva Zelanda de los Juegos, por haber permitido que uno de sus equipos de rugby jugara en Sur áfrica, incumpliendo así la polí­tica de sanciones que la comunidad internacional había establecido contra el gobierno surafricano por su política de apartheid. Al no verse cumplidas sus demandas, 31 países retiraron sus equipos de los Juegos en solidaridad con los países africanos.
 
* Estados Unidos, después de un amplio debate, se retiró de los Juegos de 1980 que se celebraron en Moscú, en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), en protesta por la invasión soviética de Afganistán, actitud que fue seguida por otros 64 países. * Como represalia, la URSS, arguyendo dudas sobre las medidas de seguridad, se retiró de los Juegos de Los Angeles de 1984, al igual que otros quince países. * En 1988, en Seúl (Corea del Sur), hubo un récord de participación con 160 países; la única controversia política de los Juegos se centró en la oferta de Corea del Norte para ser paí­s anfitrión de forma compartida, que no fue aceptada.
 
 

LEMA, JURAMENTO Y CREDO OLIMPICO

 
Acompañado de juramento y credo, el lema fue introducido por el mismo Barón Pierre de Coubertin.

El Lema Olímpico fue introducido por el fundador de los Juegos Olímpicos el Barón de Coubertin quien lo tomó prestado de Henri Martín Dideon de París.

Martín Dideon usaba la frase para describir los logros atléticos que alcanzaban los estudiantes del Colegio Arcuelli (en donde era director).

El lema Olímpico: "Citius, altius, fortius", es una frase en latín que significa "más rápido, más alto, más fuerte"

Juramento Olímpico

El Juramento Olímpico fue escrito por el Barón de Coubertin y es el siguiente:

"En el nombre de todos los competidores, yo prometo que nosotros participaremos en estos Juegos Olímpicos, respetando y cumpliendo las reglas que lo gobiernan, en el verdadero espíritu deportivo, por la gloria del deporte y el honor de nuestros equipos".

Este Juramento fue pronunciado por primera vez en la Olimpiada de Amberes en 1920 por el belga Víctor Boin.

Este juramento es pronunciado durante la Ceremonia de Inauguración de los Juegos Olímpicos por un atleta del país sede, mientras detiene con su mano una esquina de la Bandera Olímpica.

Credo Olímpico

"Lo más importante de los Juegos Olímpicos no es ganar sino competir, así como lo más importante en la vida no es el triunfo sino la lucha. Lo esencial no es haber vencido sino haber luchado bien"

Ha habido muchos cambios de este mensaje a través de la historia de los Juegos Olímpicos. Sin embargo, estas palabras son las que aparecen durante la Ceremonia de Inauguración de los Juegos.

El Barón Coubertin adoptó, y más tarde citó este credo después de haber escuchado al Arzobispo del centro de Pennsylvania, Ethelbert Talbot, hablar en el servicio para los atletas Olímpicos durante los Juegos de Londres 1908.

BANDERA OLIMPICA

 
Con los cinco aros como el simbolo principal, la bandera oli­mpica ondea con orgullo cada cuatro a años en las justas olímpicas.

La bandera Olimpica se caracteriza por tener fondo blanco sin orillas. En el centro se encuentran 5 aros formando dos filas, de tres aros la fila de arriba y de dos la de abajo. Los aros de la fila superior son, de izquierda a derecha, azul, negro y rojo. Los aros de la fila inferior son amarillo y verde. Estos aros son el símbolo oficial del Movimiento Olimpico.

Los aros simbolizan los cinco continentes: Europa, Asia, Africa, Australia y América. Se cree que los colores de los aros fueron elegidos porque al menos uno de ellos puede ser encontrado en la bandera de cada Nación del Mundo.

Este emblema fue diseñado por el Barón Pierre de Coubertin en 1913 y él mismo presentó la bandera en el Congreso Olimpico de 1914, celebrando el vigésimo Aniversario de la fundación del Comité Olí­mpico Internacional. Fue ondeada por primera vez en Alejandría, Grecia, pero hizo su debut en los Juegos Olimpicos de Amberes en 1920.

La bandera original, fue fabricada en la tienda de París llamada Bon Marché, tiene tres metros de largo y dos metros de ancho. Esta bandera fue retirada después de los Juegos de 1984, y una nueva bandera fue hondeada en los Juegos de Seúl 1988.
En las ceremonias de clausura de los Juegos Olimpicos, el alcalde de la Ciudad sede de la Olimpiada entrega la bandera al alcalde de la Ciudad de la ciudad de la siguiente sede. La bandera es guardada en el ayuntamiento de la ciudad Sede de los próximos Juegos Olí­mpicos.

FLAMA OLIMPICA

 
Desde los Juegos Olímpicos de la Antiguedad, la flama se considera sagrada para todos los participantes de estas competencias.

La Flama Olímpica es el sí­mbolo más venerado de los Juegos Olí­mpicos. La idea de la flama se adoptó de los Juegos Olí­mpicos Antiguos, donde la flama sagrada permanecí­a encendida en el altar de Zeus durante la competencia.

Thedore Lewald, quien era miembro del Comité Olí­mpico, sugirió la idea de incluir la flama en los Juegos. La flama fue reintroducida en los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928, y encendida después en 1932.

Carl Diem, presidente del comité organizador de los Juegos de Berlí­n 1936, propuso que la flama fuera encendida en Grecia y transportada a Berlín haciendo relevos a la antorcha, esto simboliza la unión entre los juegos de la antiguedad y los juegos de la era moderna. La idea fue adoptada y continúa haciéndose en todos los Juegos Olí­mpicos desde 1952.

La flama es encendida en el antiguo sitio de Olimpia por los rayos naturales del sol reflejados en un espejo curvo. Es encendida en una ceremonia por una mujer vestida con el tipo de ropas que eran usadas en la antiguedad y es ella quien se la entrega al primer corredor de la ruta de relevos.



 

LOS JUEGOS MODERNOS

 

La base de éste perí­odo: El Barón Pierre de Coubertín. Sin él, no hubiera sido posible que se llevarán a cabo las emociones que nos otorgan los Juegos de hoy.


El fundador de los Juegos Olímpicos de la era moderna fue Pierre de Fredy, Barón de Coubertin.

Pierre de Fredy, nació en París en 1863, hijo de familia aristocrática, siempre estuvo interesado en la educación. Para él la educación era la clave para el futuro de la sociedad. Coubertin fue un deportista muy activo y practicaba el box, esgrima, equitación y remo, creía fielmente que el Deporte tenía el poder de beneficiar a la humanidad y alentar la paz entre las naciones del mundo.

Por esta razón a la edad de 31 años, anunció durante una junta de la Unión Francesa de Sociedades de Atletismo, que deseaba revivir los Juegos Olímpicos. Sin embargo, nadie creyó en él y no hubo mucho entusiasmo ni apoyo para los Juegos.

Coubertin no se desilusionó y fundó el 23 de Junio de 1894 el Comité Olí­mpico Internacional en una ceremonia que se llevó a cabo en la Universidad de Sorbone en Parí­s. El primer presidente de este comité fue Demetrius Vikelas (originario de Grecia). Dos años más tarde tras grandes esfuerzos y organización se llevaron acabo los primeros Juegos Olímpicos de la era Moderna en 1896 en la ciudad de Atenas en Grecia.

Ese mismo año Coubertin se convirtió en el presidente del Comité Olí­mpico y mantuvo ese nombramiento durante 29 años, durante los cuales dedicó su vida y su fortuna para el desarrollo de los Juegos Olímpicos. El Barón de Coubertin murió en 1937 en Ginebra, Suiza.

A pesar de que Coubertin nunca aprobó la participación de las mujeres en los Juegos Olímpicos él creía en los ideales del Olimpismo. Su visión crear un movimiento en el que se reúnen los atletas y países del mundo en una celebración pací­fica de competencias. La meta del Movimiento Olí­mpico es contribuir a construir la paz y un mundo mejor a través de la educación de los jóvenes con el deporte sin discriminación de ningún tipo y con el espí­ritu olí­mpico que requiere entendimiento mutuo de amistad, solidaridad y justicia.

A través de los años el Movimiento Olímpico se fue fortaleciendo y en el año de 1924 se realizaron los primeros Juegos Olímpicos de Invierno lo que representó un avance importante en los ideales del Comité Olí­mpico Internacional.

El Comité Olí­mpico Internacional es la máxima autoridad del Movimiento Olímpico. Tiene su sede en Lausana, Suiza. El COI es un organismo no gubernamental y no tiene fines de lucro. Su misión es alentar el crecimiento del deporte dentro del Ideal Olí­mpico y esto incluye asegurarse de la celebración de los Juegos.

El COI es el encargado de elegir la sede de cada Olimpiada y el Comité Olí­mpico de la Sede en particular realiza todos los preparativos para llevar a cabo los Juegos cada 4 años.

Se puede poner como contexto la siguiente frase:

"Lo más importante de los Juegos Olímpicos no es ganar sino competir, así­ como lo más importante en la vida no es el triunfo sino la lucha. Lo esencial no es haber vencido sino haber luchado bien"

Baron Pierre de Coubertin

LOS JUEGOS OLIMPICOS DE LA ANTIGUEDAD

 
Los Juegos Olímpicos de la antiguedad eran eventos sagrados y eran considerados como el festival religioso, atlético y cultural más importantes de Grecia. Para los griegos el alcanzar la victoria en los Juegos Olímpicos era lo más valioso y codiciado. Desde sus inicios en el año 776 A.C. Hasta su prohibición en 394 D.C, los Juegos Olí­mpicos fueron llevado a cabo cada cuatro años sin interrupción.

Los atletas de todas las ciudades griegas se reunían en el festival en Olimpia. Al igual que en los Juegos de la actualidad, en los Juegos de la antigüedad se celebraban solemnes ceremonias de aperturas y clausura.

Las Olimpiadas siempre coincidí­an con la segunda o tercera luna llena después del solsticio de verano. El primer registro histórico de los Juegos Olí­mpicos data en el 776 A.C. En un día de verano, una multitud de 40 mil griegos asistieron al "Final del Estadio" denominación dada a la única prueba basada en distancia de 192.27 metros. El ganador de la competencia fue Corebo, de Elis, un cocinero que se conoce como el coronado con laureles de la Olimpiadas.

Los atletas ganadores de las competencias en los Juegos recibí­an ayuda material de las ciudades de Grecia. Sin embargo, en Olimpia el único premio por la victoria era la corona de ramas de olivo. No había ningún premio para el segundo o tercer lugar.

Seis meses antes de cada Festival Olímpico, mensajeros oficiales viajaban a través de Grecia para anunciar la fecha exacta de los próximos juegos, su llegada marcaba el comienzo del intenso entrenamiento y las disputas entre atletas en todas las villas y ciudades.

Los jueces locales jugaban un papel importante en los Juegos de la antiguedad, ellos seleccionaban a los atletas participantes y tení­an la autoridad para permitirlos jugar o descalificarlos, tambin supervisaban que los atletas durmieran en un suelo duro y que cumplieran una dieta austera durante un mes de entrenamiento. Al final los que eran aprobados, viajaban a la ciudad de Olimpia en una procesión que duraba dos días.

En la antiguedad no se permitía que las mujeres participaran en los Juegos Olímpicos incluso como espectadoras, ya que éstos eran un privilegio sagrado en el que solo podían los hombres. Si alguna mujer era sorprendida era sentenciada a morir. La única mujer que podía permanecer en Olimpia durante los Juegos era la sacerdotisa de la Diosa Demeter. Sin embargo, las mujeres participaban en Juegos exclusivamente femeniles que se realizaban en honor de la Diosa Hera.

En el comienzo del siglo V A.C., cuando los Juegos adaptaron el calendario clásico de cinco días, el primer evento consistía en la carrera de [BIGAS]. La carrera de [BIGAS] era la única competencia donde el atleta se disfrazaba. El segundo día de la competencia cerraba con la disputa del pentatlón (salto de longitud, lanzamiento de disco, lanzamiento de lanza, carrera del estadio y lucha libre). El pentatlón era organizado de tal manera que solo dos finalistas disputaban la última modalidad, la lucha libre.

El tercer dí­a era dedicado enteramente a los espectáculos religiosos, que finalizaban con sacrificios en el altar de Zeus. El cuarto día se llevaba a cabo en el estadio de Olimpia, en donde de cuatro a ocho hombres corredores, competían en carreras de 200 metros, 400 metros y 4,800 metros. El atleta que ganaba las tres competencias recibía el tí­tulo Trastes, un honor recibido cuatro veces por el campeón Leonides de Rodes.

Existen diferencias entre los historiadores con relación al final de los Juegos Olí­mpicos. Algunos consideran el año de 392 D.C. Tres años después de haber celebrado las Olimpiadas 291vas, los Juegos fueron prohibidos por el emperador Teodosio I, por considerarlos un rito pagano. Sin embargo, hay historiadores que sostienen que fue dos años después en 394 D.C.

Contador web
Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo